viernes, 28 de abril de 2017

Goleó, gustó y se alejó

Con un segundo tiempo de excelencia colectiva y un Rodrigo Díaz inspirado y determinante, el Deportivo Morón aplastó sin atenuantes a Excursionistas, en la noche de jueves del Nuevo Francisco Urbano, para golearlo por 5 a 0, y sacar una diferencia de seis unidades, respecto de Defensores de Belgrano, su más inmediato perseguidor, en la apertura de la fecha 28 del torneo de la Primera “B”, que lo mantiene al Gallo más líder que nunca, a fuerza de categoría individual y de conjunto, y una solidez que se acentúa partido tras partido, a falta de diez “finales” ´para el cierre de un campeonato que ilusiona y mantiene en vilo a todo el Oeste.

Luego de un puñado de minutos iniciales de desconcierto, donde la visita saliera al campo de juego con una actitud ofensiva insospechada, y generara alguna que otra preocupación en la extrema defensa del Gallito, a los ’25 del primer tiempo, una buena combinación entre Rodrigo Díaz y Damián Akerman, terminaría con una precisa habilitación del goleador histórico de Morón, para dejar cara a cara al “Rengo” con Nerón Iriarte, arquero de “Excursio”, que tras repeler con su cuerpo el remate inicial de Rodrigo Díaz, le permitiría a la figura excluyente del encuentro, volver a empujarla casi con su vientre, para adelantar en el marcador al líder del torneo y comenzar a destrabar un partido que había amanecido parejo y “chivo”.

Ya en el complemento, Walter Otta apostaría por el ingreso de Leandro Guzmán, en lugar de Gerardo Martínez, modificación táctica que resultaría vital para el desarrollo posterior de un segundo tiempo, donde el único puntero del campeonato se florearía ante su visita, con destellos de un fútbol colectivo de nivel superlativo y aportes individuales de excepción, como el referido Rodrigo Díaz que, a escasos tres minutos de reiniciado el cotejo, y luego de otra vistosa combinación con Damián Akerman, finalizara con el ingreso del “Rengo” por el vértice izquierdo del área de Excursionistas, para sacar un zurdazo letal y esquinado, sobre el palo zurdo y más lejano del arquero, para un dos a cero que minaría por completo las respuestas anímicas y futbolísticas del “Villero”, y agrandaría a un Deportivo Morón que jugaría con la lucidez y el aplomo de un equipo que sabe lo que quiere y se intuye cada partido más cerca del objetivo soñado.

Sobre los ’23 del segundo tiempo y a partir de otra jugada excepcional de un “Rengo” Díaz imparable, lujoso y letal, luego de desbordar sobre el lateral izquierdo, frenar para desairar a su atribulada marca y enganchar con infinita clase hacia adentro, ceder generosamente el balón a Cristian Lillo, solo y perfilado sobre la medialuna del área, para ensayar un zurdazo preciso y combado sobre el palo derecho de Iriarte, para adelantar 3 a 0 al Gallo y gritar su tercer gol en el torneo, nada menos que en el partido cien con la camiseta del Deportivo Morón.

Con la correcta expulsión de Daniel Caputo, “viejo” conocido del Gallito, por intentar desviar con su mano el remate goleador de Lillo, hallándose ya amonestado, el partido se transformaría lisa y llanamente en un deleite para los ojos de los hinchas locales, ávidos de más goles, triangulaciones y fútbol, deseo que la inspirada ofensiva del único líder de la Primera “B” habría de satisfacer, primero a los ’30, con una linda combinación entre el recién ingresado Matías Pardo y Damián Akerman, que permitiera que el ícono máximo de la historia futbolística del Gallo, “canjeara” por el cuarto tanto, ingresando por el carril zurdo, para el gol 153 del hombre “leyenda” del Deportivo Morón, el mismo que ha logrado agotar el glosario de adjetivos calificativos para referenciar la grandeza de un “monstruo” sagrado, con destino ineludible de “bronce”, aplauso y devoción eternas.

Y más tarde, sólo con cuatro minutos de diferencia, permitirse en la noche “mágica” de este jueves 27 de abril, el regreso con gol de Javier Rossi, luego de una gran habilitación por derecha de Leandro Guzmán, para que la primera pelota que tocara el recuperado “Bicho”, tuviese destino de red y de quinto gol del Gallo, para un lapidario 5 a 0, que exhibiría a las claras las diferencias de categoría entre uno y otro equipo.

Ganó Morón, goleó, gustó  y se alejó… Y el Oeste es pura ilusión, a falta de diez “finales” para desatar ese grito demorado, desde hace nada menos que 27 años.

A seis puntos de “Defe” y a diez encuentros de la gloria.


Partido tras partido, ahora a pensar en Deportivo Español, con tranquilidad, esperanza y convicción.


@elgallogustavo.



                                     Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

martes, 18 de abril de 2017

De a uno también se suma

Deportivo Morón llegaba a Remedios de Escalada, con la premisa de sumar de a tres, ante el último de la tabla, para mantener la diferencia de cinco unidades que lo separaban de su más próximo perseguidor, como Defensores del Belgrano, antes que el ”Dragón” derrotara a San Telmo por dos a uno y recortara esa distancia a dos puntos, en el marco de la vigesimosexta fecha del torneo de la Primera “B”, temporada 2016/2017.

Sin embargo, el Gallo se toparía con un Talleres que le jugaría el partido de igual a igual y que, durante varios pasajes del cotejo, sería capaz de “robarle” el balón al líder del campeonato, principio ineludible para un Morón que se siente seguro con el dominio de la pelota y del terreno del juego y que, por el contrario, sufre los partidos cuando es el rival quien controla el medio campo y con él predomina las acciones.

Pese a ello, la fría noche del Sur del Gran Buenos Aires comenzaría de manera inmejorable para el equipo de Walter Otta, cuando a los ’11 del primer tiempo y tras una habilitación sensacional de ese enorme jugador de toda la cancha, llamado Nicolás Ramírez, Matías Pardo quedara cara a cara con Alejandro Granero, el arquero local, y lo venciera con un derechazo seco y a media altura, para adelantar en el marcador al único líder del torneo.

A pesar de la tempranera ventaja, el Gallo no podría hacer jamás pie en terreno “Tallarín”, perdiendo con el local la “madre de todas las batallas”, en la tenencia del balón, en el mediocampo y con ello, permitiría el adelantamiento paulatino del “Albirrojo” que, a los ’22 de la primera etapa y luego de un penal inexistente sancionado por Paulo Vigliano, Daniel “Trapito” Vega haría “justicia” con el desarrollo hasta ese momento, desviando su remate sobre el palo izquierdo de Milton Alvarez.

Aunque sólo siete minutos más tarde, y en consonancia con un Morón demasiado retrasado en el campo de juego y sin control del balón ni de las acciones, determinaría que el local, de tanto manejar la pelota en las inmediaciones del área visitante, Joan Gaona recibiera con bastante fortuna un desvío de un remate defectuoso de media distancia y, casi en el área chica, resolviera con calidad, eludiendo con un enganche hacia adentro el cierre desesperado de Emiliano Mayola, para definir con certeza, fuerte y abajo, sobre la base del palo izquierdo del arco de Alvarez.

Con el empate en uno, ya más ajustado a la realidad futbolística de uno y otro, Talleres y el Deportivo Morón se retirarían a los vestuarios, para regresar tiempo después sin cambios nominales ni de rendimiento, puesto que desde el inicio del complemento, el local profundizaría sus ansias de llevarse el encuentro, ante un Morón incapaz de defenderse con la pelota y generar el juego atildado y de conjunto al que nos tiene acostumbrados.

Con un enorme trabajo en la zaga de Franco Racca, la figura del Gallito, y un muy buen segundo tiempo de Rodrigo Díaz, a partir de su ingreso en lugar de Emmanuel Giménez, los de Otta intentarían llevarse los tres puntos para el Oeste, a partir de los ’20 del complemento, dominando por primera vez en el partido, pelota y territorio, provocando alguna llegada de peligro al arco de Granero, aunque sufriendo las contras locales, que generarían un par de buenas intervenciones del “uno” de Morón.

Con el pitazo final de un Paulo Vigliano de flojísimo desempeño, el Deportivo Morón se alzaría con un punto que en la previa, podría haber sabido a poco, dada la ubicación de uno y otro en la tabla de posiciones, pero que a la luz de los acontecimientos y el desarrollo efectivo de los ’90, deberá valorarse y mucho, teniendo en  cuenta que el Gallo no pudo imponer su juego en casi todo el cotejo y, pese a ello, supo sumar de a uno para conservar la ventaja de tres, antes de su fecha libre, en un partido que pudo ser triunfo, en los primeros ’15 y que, desde allí y hasta los ’20 del complemento, también pudo haberse convertido en una dura derrota.


Porque a veces, de a uno, también se suma.

@elgallogustavo.



                                       Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

Akerman nos obliga a soñar

El Deportivo Morón ganó anoche la primera de sus últimas trece finales y alimentó la ilusión de sus hinchas al vencer 1 a 0 a Colegiales, por la fecha número 25 de la Primera B Metropolitana.
El sueño del regreso a la Primera B Nacional está tres puntos más cerca de ser realidad después de que el equipo de Walter Otta se quedara con la victoria en la fría noche del Nuevo Francisco Urbano, donde -una vez más- apareció el inmenso Damián Akerman para resolver un partido verdaderamente difícil para El Gallo.
No tuvo el líder de la ‘B’ la fluidez colectiva de otras jornadas, pero la jerarquía del máximo goleador histórico del club sirvió para que Morón estirara su buen momento y se alejara a cinco puntos de su inmediato perseguidor, Defensores de Belgrano.
El Dragón, Platense, Atlanta y compañía ya habían hecho su parte. Faltaba que El Gallo aprovechara los empates de sus rivales más cercanos en la tabla de posiciones para que la fecha fuera perfecta. Y así fue. Costó, porque nadie dijo que sería fácil.
El conjunto de Munro, a diferencia de otros equipos que visitan el imponente estadio de Morón, llegó al Oeste para intentar ser protagonista. Le robó la pelota al puntero en varios pasajes del partido y le impidió desarrollar el juego que lo llevó a estar en la cima del campeonato. De hecho, ‘Cole’ contó con alguna situación para marcar y logró irse al vestuario con un valioso empate parcial.
Pero el Morón de Otta tiene muchos argumentos para soñar con el ascenso, incluso en noches como las de ayer, cuando pocas cosas salen bien. Uno de ellos se llama Damián y se apellida Akerman. El ‘9’ apareció a media hora del final para decidir el asunto con su gol 152 en la institución: el centro de Guzmán fue tan perfecto como el cabezazo del delantero cordobés. Desde entonces, sólo hicieron falta dos grandes intervenciones de un clave Milton Alvarez para sostener el triunfo.
De esta manera, El Gallo alcanzó los 47 puntos, le sacó media decena al escolta y lucirá un par de semanas más el traje de puntero. Aunque restan doce finales (la próxima será ante el último del certamen, Talleres de Remedios de Escalada), parece hecho a medida.
Por: Nicolás De Marco, para @depmoronoficial

                                                       Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón

domingo, 2 de abril de 2017

¡Salud, puntero!

En la destemplada tarde de Ingeniero Maschwitz, el Deportivo Morón debía enfrentar a uno de esos rivales “incómodos” de la categoría, como lo es Acassuso, siempre un escollo complejo de sortear, y en esta oportunidad, dirigido técnicamente por un “viejo” conocido del Gallo, tal el caso de Blas Armando Giunta, que condujera tácticamente a algunos de los actuales jugadores de Morón, en aquella final del torneo reducido, que finalmente le otorgase el ascenso a la “B” Nacional, a Almagro, en diciembre de 2015.

Sin embargo y a pesar de todos los pronósticos de partido “cerrado”, trabado y en espacios reducidos, el Gallo hallaría una pronta ventaja, a los cinco minutos de iniciado el encuentro, a través de una buena definición de cabeza, a cargo de Leandro Guzmán (luego de la corrida y posterior desborde de Nicolás Ramírez), un “Chaco” Guzmán a quien el terreno mojado y de tránsito rápido, facilitaría sus condiciones naturales de desequilibrio en velocidad, en el mano a mano y por la franja derecha.

Apenas seis minutos más tarde, y merced a otra oportuna intervención ofensiva del mismo Guzmán, el líder del torneo hallaría sorpresivamente una diferencia de dos goles, presagiando un desarrollo de rumbo seguro y tranquilo, con el dos a cero en el “bolsillo”, y antes del primer cuarto de hora de partido, aunque aún restaba mucho tiempo por jugarse, ante el mismo rival “incómodo” de siempre y de visitante, en esta ocasión, en el “Estadio Armenia”.

En efecto, y superado el “shock” del 0-2 en sólo once minutos de juego, Acassuso comenzaría a “robarle” la pelota a los medios del Gallito, para primero, tímidamente, merodear las inmediaciones del área de Milton Alvarez, en un asedio que se profundizaría con el correr del primer tiempo, tanto es así que sobre los ’25 de la etapa inicial, Yamil Possi sancionara con penal una mano de Ramírez en el retroceso, que Damián Salvatierra, el “nueve” de “Ssuso”, cambiaría por gol, para colocar el parcial 2-1 y, de cara al resto del cotejo, abrir un gran signo de interrogación sobre el desarrollo futuro.

Ya en el complemento, el “Quemero” le devolvería gentilezas al Gallo y lo “golpearía” apenas iniciado el segundo tiempo (‘4 ST), tras el desborde y centro de Emir Ham, sobre la derecha del ataque local, para que Guillermo Santana la bajara y otra vez, el “Toro” Salvatierra anotara, en un dos a dos impensado durante el primer cuarto de hora del partido, cuando el Gallo se imponía dos a cero y los tres puntos parecían encaminarse con tranquilidad rumbo el Oeste.

Pero este Deportivo Morón de Walter Nicolás Otta, acostumbrado a las “paradas” bravas y a las pruebas de carácter, daría otra muestra de las razones que lo llevaran a ser el mejor equipo del torneo, cuanto menos a la fecha, recuperándose anímicamente del empate, primero, para más tarde volver a su eje futbolístico central, que tantos y tan buenos dividendos le reportara en el campeonato, apoderándose nuevamente del balón en el medio, para controlar las acciones del encuentro, hallando un pronto “premio”, a los ’15 del segundo tiempo, cuando Cristian Lillo volviera a poner en ventaja al Gallo, en el área chica y de cabeza, tras un centro preciso y “precioso” de Gerardo Martínez.

Ya con la nueva tranquilidad del resultado a favor, a Morón no se le escaparían más las “riendas” del cotejo,  permitiendo que Damián Akerman convirtiera su gol 151 con la camiseta del Gallo, a los ’32 del complemento, canjeando por gol el penal otorgado por Possi, ante la falta dentro del área, en perjuicio de Matías Pardo, de muy buen ingreso en el partido, en reemplazo de un extenuado Leandro Guzmán.

Con el 4 a 2 consumado y con poco más de diez minutos por jugar, el Deportivo Morón contaría con chances claras de ampliar aún más el marcador, en los pies de Damián Akerman, en dos ocasiones, de Cristian Lillo y también de Rodrigo Díaz, otro de buen andar, ingresando desde el banco, para relevar a un Nicolás Ramírez golpeado, “maltratado” reiteradas veces por los defensores locales.

El pitazo final de Yamil Possi generaría el festejo de los jugadores del Gallo que, luego de un gran comienzo y un empate impensado, pondrían las “cosas en su lugar”, a base de buen fútbol, carácter y goles, para seguir más líderes que nunca con 44 unidades, cuatro por encima de Atlanta, de quien tomaría más ventaja, tras la sorpresiva victoria del Deportivo Español (3-1) en territorio “Bohemio”.

Porque, para este Morón que convierte en sencillo lo difícil, no existen “paradas” bravas, simplemente desafíos, a afrontar con la entereza y la capacidad de quien anida un sueño y tiene “resto” suficiente para sustentarlo dentro del campo de juego, de local y visitante.


¡Salud, puntero!.


@elgallogustavo.



                                       Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

sábado, 25 de marzo de 2017

¡¡150 veces GRACIAS, DAMIAN EMILIO AKERMAN!!.

Luego de la derrota en el descuento, con Atlanta en Villa Crespo, del último martes, el Deportivo Morón debía dar una prueba de carácter (otra más, en 22 partidos efectivamente disputados), para recuperarse rápidamente y vencer, ante su público, a un duro rival como el Comunicaciones de Alejandro Orfila, encaramado en el cuarto puesto de la tabla de posiciones.

Así las cosas, y lejos de complicarse o evidenciar signos de abatimiento por la pérdida del invicto de 18 jornadas, en el “León Kolbowski”, el equipo de Walter Otta convertiría en sencillo, lo a priori difícil, para superar con inobjetable claridad y hasta por momentos con suficiencia, a un “Cartero” que opondría cierta resistencia hasta la media hora del primer tiempo, hasta que Damián Emilio Akerman, el “súper héroe” inoxidable del Oeste, en la tarde de su cumpleaños 37, volviera al gol ante “Comu”, nada menos que para abrir el camino a una victoria imprescindible, al tiempo de concretar el gol 100 en el Nuevo Francisco Urbano y, fundamentalmente, inscribir su nombre en letras de oro, en otra de tantas páginas memorables aportadas a la historia grande del Gallo, convirtiendo su tanto 150 con la camiseta que mejor le sienta, en los albores de un mediodía de sábado que preanunciaba una tarde de fiesta.

En efecto, hasta ese instante “mágico”, de recuerdo imborrable en las retinas de los afortunados contemporáneos al enorme goleador histórico de la institución, Comunicaciones se había opuesto lo más posible a la ambición permanente de un Morón, que siempre tiene como “norte” el arco de enfrente, bajo la premisa de la pelota al piso y la combinación a uno o dos toques, con un Nicolás Francisco Ramírez que comenzaría a erigirse en la figura indiscutida del encuentro, aún por encima del dueño de todos los récords en el Oeste, apostado sobre la franja izquierda para “lastimar” continuamente a la defensa visitante, a fuerza de gambeta, velocidad, pausa, criterio, habilidad y mucho talento, no exento de sacrificio y solidaridad, a la hora de marcar y colaborar en la recuperación de la pelota.

Por eso, apenas iniciado el segundo tiempo, Nicolás Ramírez, el mejor de la tarde, tendría su premio en la red adversaria, tras conectar de cabeza un centro preciso de Emmanuel Giménez (otro al que le sobra calidad y de gran partido, que sin embargo deberá perderse el próximo cotejo, al recibir la quinta amarilla, de parte de Gonzalo López Aldazábal), para adelantar al Gallo dos a cero y, a fuerza de goles, pero también de dominio y buen juego, ir cerrando de a poco un partido que, apenas ’47 antes, preocupaba y mucho por la actualidad y rendimiento del conjunto de Agronomía.

A partir de allí, el Deportivo Morón profundizaría su predominio sobre la visita, hasta controlar balón y territorio casi a voluntad, máxime con la expulsión de Federico Barrionuevo, el “distinto” del “Cartero”, por doble amonestación, resultando cuestión de tiempo y precisión en los últimos metros, para que el Gallo volviera a vulnerar el arco de Sebastián Giovini, arquero de la visita, esta vez, a través de Matías Pardo (reemplazante de Rodrigo Díaz, lesionado), quien  definiría abajo y esquinado, ingresando por la izquierda, como corolario de una gran contra encabezada por Damián Akerman y continuada en la habilitación y pase gol por Nicolás Ramírez, por si algo le faltaba a su tarde perfecta en el Nuevo Francisco Urbano.

Con el 3-0 lapidario y más de ’25 por delante, el Deportivo Morón dosificaría energías y reguardaría “piernas”, luego de un reinicio de torneo apresurado y con un calendario apretado, en procura de un cuarto tanto que finalmente no llegaría, pero tampoco descuento alguno ni siquiera sufrimiento, en los “dominios” de un seguro Milton Alvarez que, por estos tiempos, constituye sin dudas el mejor arquero de la categoría.

Tras el “tropiezo” en Villa Crespo, el Gallo debía dar una gran muestra de carácter y la otorgó con creces, jugando uno de sus mejores partidos en el campeonato, para hacer sencillo lo difícil y derrotar con claridad y contundencia a un Comunicaciones en alza.

La punta es sólo nuestra. Con fútbol, goles, fiesta y el recuerdo de otra tarde histórica e inolvidable protagonizada por el emblema futbolístico máximo de todos los tiempos.


Simplemente… ¡¡150 veces GRACIAS, DAMIAN EMILIO AKERMAN!!.


@elgallogustavo.



                                         Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

miércoles, 22 de marzo de 2017

DERROTA EN LA AGONIA Y VERGÜENZA A LA SALIDA

En el segundo minuto de descuento, y luego de un centro desde la izquierda, enviado por Guillermo Sánchez, un pique antojadizo y afortunado, que elevaría el balón mucho más allá del alcance lógico de Nicolás Minici, le dejaría la pelota servida en el pecho a Diego Dorregaray, para una vez dominado el balón y encarados los últimos metros del área chica del Gallo, doblegar a Milton Alvarez (nuevamente de gran partido, con un par de intervenciones determinantes, para sostener el cero hasta el tiempo agregado), con un remate preciso, rasante y cruzado sobre el palo derecho del “uno” del Gallo.

De esta manera, y con este gol casi imprevisto, en la agonía del partido, el equipo de Fernando Ruiz se alzaría con un triunfo impensado, sólo segundos antes, a poco del cierre de un partido chato y mal jugado por ambos, que parecía encaminarse irremediablemente, a un inexorable y justificado empate en cero, que calificaba de la forma más meridiana, un pobre partido entre el líder del torneo y uno de sus escoltas, por la 22° fecha del torneo de la Primera “B”.

Antes de ese fatídico segundo minuto de descuento, de los tres agregados por Gastón Meineri, árbitro del encuentro, hubo un cotejo que tuvo al mejor Morón por apenas un cuarto de hora, hasta que la lesión de Javier Rossi obligara a Walter Otta a variar el esquema táctico pensado y ensayado en la corta semana, desde el triunfo del pasado viernes, antes Estudiantes de Buenos Aires, en el Nuevo Francisco Urbano, punto de inflexión a partir del cual, al Deportivo Morón le resultaría cada vez más difícil volver a hallar el “norte” del desarrollo, perdiendo la tenencia del balón y con ella, permitiendo el adelantamiento y presión de un Atlanta, limitado al ensayo repetido de “pelotazos”, en procura de su “faro” ofensivo, Leonardo Ramos.

Durante ese lapso, el Gallo evidenciaría rastros de las razones futbolísticas que lo han llevado a liderar el campeonato, con la buena gestión de Nicolás Ramírez apostado sobre la franja izquierda, para intentar desequilibrar con su gambeta en velocidad y habilitar a los dos puntas definidos en la oportunidad por Walter Otta, con Javier “Bicho” Rossi y Damián Emilio Akerman, juntos y desde el inicio.

Sin embargo y como quedara dicho, el imponderable de la lesión de Rossi, determinaría cambios nominales y posicionales que cambiarían el esquema pensado y diseñado por el cuerpo técnico del Gallo, desconcierto que aprovecharía el “Bohemio” para “copar” el mediocampo y comenzar a dominar el balón, aunque sin generar real peligro sobre el arco de Milton Alvarez, y cuando pudo lograrlo, merced a algún desborde del mismo Dorregaray (autor del agónico gol) o de los laterales de Atlanta, emergería la figura repetida de Alvarez para sostener el cero, sumado a otro muy interesante partido de Franco Racca, lamentablemente opacado por su expulsión por doble amarilla, en el tercer minuto de descuento, cuando Morón era todo desconcierto y estupor por el punto que se le habría de escurrir en la última jugada del encuentro.

Así las cosas, el Deportivo Morón regresaría de su excursión por el “León Kolbowski” de Villa Crespo, con una derrota posible en la previa, por la exigencia del rival y la historia “negra” de un Atlanta y un escenario estadísticamente esquivos, resignando ante el “Bohemio” su racha invicta de dieciocho cotejos, aunque no la punta del torneo, que a pesar de la caía resulta patrimonio exclusivo del Gallo, con una unidad por encima de su vencedor del martes por la noche.

Ahora, a cambiar rápidamente el “chip” y a pensar en Comunicaciones, otro de los animadores del certamen, que llega en alza y distante apenas cuatro puntos del Gallito, examen complicado para los dirigidos por Otta, y a la vez, una buena medida para auscultar la incidencia de la derrota con Atlanta y la capacidad de recuperación del único líder del torneo.

“Un tropezón no es caída”, y “a golpes se hacen los hombres”, solían decir nuestros abuelos…, aunque para “golpes”, en la noche de Villa Crespo, hayan estado los recibidos por la delegación dirigencial del Gallo que, artera, cobarde y con el “permiso” inocultable de una inacción policial vergonzosa, resultara agredida por un grupo de quince delincuentes, con la camiseta de Atlanta, que por fortuna no tuvieran un arma de fuego o, de lo contrario, la presente crónica tendría ribetes de tragedia.

Vergonzante “zona liberada”, de un operativo policial paupérrimo y cómplice, cuyo accionar indignante y desaprensivo, permitiera el ataque incalificable a nuestros dirigentes y miembros de prensa oficial que, sólo por fortuna, entre golpes, “cascotazos” (al presidente de la institución, Alberto Meyer, habrían de arrojarle un adoquín, ante la mirada impávida de los uniformados, distantes a sólo diez metros del hecho) y agresiones de todo tipo y calibre, pudieran finalmente retirarse de regreso a casa, con vida y sin lesiones graves o de consideración.

Por eso, cuando escuchamos a funcionarios de organismos de seguridad deportiva, que deambulan en “giras mediáticas”, dando cátedra sobre soluciones “mágicas” que permitan el regreso del público visitante, o dirigentes de entidades de nuestro fútbol, que se “rasgan las vestiduras” públicamente al referirse al “flagelo” de la violencia en el fútbol, deberíamos recordarles que unos, tendrían que inicialmente cumplir su función específica de prevención y control en los espectáculos deportivos, a fin de garantizar la protección de los asistentes a los mismos, y los otros, “comenzar por casa” y cuidar a las delegaciones visitantes, velando por la integridad física de cada uno sus integrantes, de la misma forma que lo hacemos en nuestra institución, ante cada comitiva que nos visita en el Nuevo Francisco Urbano.

Porque, tanto unos como otros, en la noche de Villa Crespo, “brillaron olímpicamente por su ausencia", dejando librados a dirigentes y prensa oficial de Deportivo Morón, a su entera “suerte”, abandonados a que la mera fortuna, como finalmente ocurriera, permitiese que hoy pudieran contarlo, como otra “anécdota” amarga de este fútbol nuestro, enfermo de irracionalidad y violencia, por inacción y desidia de quienes deben protegernos y velar por nosotros y, sin embargo, se dedican a declamar hacia afuera, mientras se hacen los “distraídos” hacia adentro.


Borrón y cuenta nueva. A ganarle a “Comu”, que seguimos punteros… y vivos.


@elgallogustavo.



                                       Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

lunes, 20 de marzo de 2017

A Villa Crespo, por una de esas victorias que perfilan sueños

Luego del importante triunfo ante Estudiantes de Buenos Aires, del último viernes por la noche, en el Nuevo Francisco Urbano, este martes 21 de marzo, desde las 21.05, el Deportivo Morón deberá afrontar otra prueba de carácter, ante otro de los serios aspirantes al título, cuando visite al siempre complicado e históricamente esquivo, Atlanta, en el “León Kolbowski” de Villa Crespo, con el arbitraje de Gastón Meineri  (con José Mendoza y Ernesto Brusca, como asistentes uno y dos, respectivamente, y Alejandro Ramírez en carácter de cuarto árbitro) y la televisación en vivo de TyC Sports, en el marco de la vigesimosegunda fecha del torneo de la Primera “B”, temporada 2016/2017.

Líder absoluto y solitario de la categoría, con cuatro puntos de ventaja sobre el propio “Bohemio”, que viene de derrotar por la mínima a Talleres de Remedios de Escalada y de Defensores de Belgrano, que proviene de una derrota 2-1 ante Villa San Carlos, en el “Genacio Sálice”, el equipo de Walter Otta afrontará otro de esos partidos que marcan rumbos y aspiraciones a futuro, ante un durísimo rival, que en caso de traducirse en una victoria trascendente, le permitirá mantener la punta (y hasta profundizar ventajas, de acuerdo al resultado que obtenga el “Dragón” ante la UAI Urquiza) y una racha invicta que ya acumula 18 encuentros sin caídas.

Para visitar al “Bohemio”, el Gallo recuperará a su capitán, Emiliano Mayola, quien ante el “Pincha” cumpliera con la fecha de suspensión, por haber alcanzado el límite de cinco tarjetas amarillas acumuladas, aunque resignará a su jugador “diferente”, como lo es Gerardo Martínez, quien luego de concretar su gol antológico con Estudiantes de Buenos Aires, y ante una infracción en mitad del campo, en tiempo de descuento, alcanzara también su quinta amonestación en fila y se perderá el cotejo ante Atlanta.

Para el primero de los casos, Walter Otta tiene más dudas que certezas, dado el rendimiento parejo y superlativo de toda su línea defensiva, por lo que cual resulta casi imposible aventurar por estas horas, quién efectivamente saldrá del equipo, para dejar su lugar al capitán del equipo. En el caso de Gerardo Daniel Martínez, su reemplazante se dirimirá entre Rodrigo “Rengo” Díaz y Matías “Pichín” Pardo, dos jugadores de características diferentes, pero de idéntico relieve y categoría.

En consecuencia, este martes 21 de marzo, desde las 21.05, en Villa Crespo, el Deportivo Morón tendrá otro desafío importante, para continuar cimentando aspiraciones y persiguiendo objetivos trascendentes, ante un rival “nada Bohemio” y directo en la lucha grande por el ascenso, así como decididamente esquivo desde lo estadístico, como Atlanta.

Aunque, como suele decirse en el ambiente del deporte en general, y del fútbol en particular: “las estadísticas están hechas para romperse”.


A Villa Crespo, por una de esas victorias que perfilan sueños.


@elgallogustavo.



                                        Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

sábado, 18 de marzo de 2017

Golazo y punta para “pinchar” a Estudiantes y seguir soñando

En la noche de viernes del Nuevo Francisco Urbano, el Deportivo Morón consiguió un triunfo de esos que alimentan ilusiones y reafirman aspiraciones de grandes objetivos, al derrotar por dos a cero, al siempre complicado e incómodo Estudiantes de Buenos Aires, cuarto en la tabla de posiciones y otro de los serios candidatos al título, para consolidar su liderazgo en soledad, ahora con cuatro puntos de ventaja sobre Defensores de Belgrano (derrotado, a primera hora, por Villa San Carlos, en el “Genacio Sálice”) y estirar su racha invicta a 18 partidos sin reveses, precisamente desde hace exactamente una rueda, cuando el propio “Pincha” de Caseros lo venciera por dos a uno, en el marco de la segunda jornada del actual torneo de la “B”, temporada 2016/2017.

Con un gol psicológicamente preponderante, a los ‘3 del complemento, de un Cristian Lillo en su mejor nivel desde que viste la camiseta del Gallo, tras un gran centro de Nicolás Ramírez, quien minuto a minuto justifica los pedidos de Walter Otta, para su incorporación en el último receso, y un GOLAZO impresionante de ese “genio sin lámpara”, llamado Gerardo Daniel Martínez, quien en su partido 151 “regalando magia pura” con la camiseta de Morón, ensayara en tiempo de descuento, un envío magistral desde la derecha (apenas superada la mitad del campo, desde ángulo sesgado y bien apretado contra la línea lateral), que a centímetros de las manos de Jorge Pucheta (el buen arquero visitante), la pelota comenzara a tomar una “comba” que la alejara lenta y definitivamente de sus guantes, para transformarse en el 2 a 0 definitivo, con otra “obra de arte”, de las que ya nos tiene gratamente acostumbrados Gerardo Martínez.

En el medio de ambos episodios, hubo un encuentro duro y disputado, donde el Deportivo Morón ejerciera el dominio de las mayores ambiciones y el control de las acciones, con la reiterada y sana costumbre de jugar la pelota pegada al piso, a uno o dos toques como máximo, explotando para el desequilibrio ofensivo, la velocidad y habilidad de sus dos “rapiditos” por afuera, como Nicolás Ramírez por izquierda y Leandro Guzmán sobre derecha, ambos en un gran nivel, desequilibrantes e imparables para cualquier defensa.

Sumado a ellos, el talento de Gerardo, la categoría de Emmanuel Giménez, la prodigalidad generosa de Lillo, una defensa sólida y solidaria (con la figura destacada de Franco Racca) y la participación vital de Milton Alvarez, autor de dos atajadas monumentales, que podrían haber modificado el rumbo final del resultado (una de ellas, una triple contención, en el primer tiempo, y la segunda, un mano a mano exponiendo coraje y físico, en tiempo cumplido), convertirían al equipo de Walter Otta en un merecido ganador, jugando al fútbol cuando debió y pudo hacerlo, y poniéndose el “overol” para sostener el encuentro, cuando el desarrollo lo imponía y el rival lo exigiera.


De esta forma, con tres puntos fundamentales en sus alforjas, el Gallo sumaría 38 unidades, para conservar en soledad el liderazgo del torneo, y aguardar con renovada confianza en sus virtudes individuales y colectivas, otro complicado desafío, el próximo martes a las 21.05, cuando sea tiempo de mediarse con Atlanta en Villa Crespo, en otra buena medida para consolidar sueños y refrendar credenciales de aspirante a grandes cosas.


@elgallogustavo.



                                        Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

jueves, 16 de marzo de 2017

A “cortarse” en la punta…, sin “Pinchar”.

Luego del regreso al “ruedo” oficial, con igualdad en uno frente a Tristán Suárez, en el “Estadio 20 de Octubre”, en un partido cuyo resultado final, debió haber sido más afortunado con el Deportivo Morón, y sin demasiado espacio para el descanso, este viernes desde las 20.05, el Gallo afrontará otro compromiso de riesgo, en el marco de la 21° fecha del torneo de la Primera “B”, cuando reciba en el Nuevo Francisco Urbano, la visita del siempre complicado Estudiantes de Buenos Aires, otro de los rivales directos en la lucha por el ascenso, cotejo que será arbitrado por Lucas Di Bastiano y transmitido en directo por la señal de cable TyC Sports.

Unico líder con 35 unidades, y un invicto impresionante de 17 encuentros sin reveses, el equipo de Walter Otta se topará, precisamente, con uno de los dos conjuntos que lo derrotaran en la primera rueda, cuando en Caseros, un Morón errático en las primeras dos fechas, cayera por dos a uno, para sumar cero de seis puntos en juego, en los albores de la actual temporada 2016/2017.

Hoy, con una realidad absolutamente distinta, el sólido y atildado puntero de la categoría, buscará sumar de a tres para mantener a distancia a su único escolta, Defensores de Belgrano (con 34 puntos) y al mismo Estudiantes de Buenos Aires que, al igual que Platense, se ubican apenas por debajo en la tabla de posiciones, con 32 unidades, un punto más que Atlanta, otro complicado rival en el horizonte cercano del Gallo, más precisamente el próximo martes 21 del corriente, a las 21.05, cuando deba visitarlo en el “León Kolbowski” de Villa Crespo, con el arbitraje de Gastón Meineri y la TV en vivo de TyC Sports.

Para recibir al “Pincha”, en la noche del Oeste, el once de Otta sufrirá la baja obligada de su capitán, Emiliano Mayola, quien ante el “Lechero” arribara a la quinta tarjeta amarilla acumulada, para lo cual el cuerpo técnico del Gallito deberá definirse entre el ingreso de Cristian Broggi, Valentín Perales y hasta Nicolás Minici, todas alternativas viables, dentro de un plantel rico en opciones y jerarquía de relevos.

Así las cosas, el Deportivo Morón reeditará un enfrentamiento no clásico, pero sí rico en historia y rivalidad, ante uno de esos equipos tradicionales de la categoría, siempre incómodo y complicado de cotejar, con la obligación de mantener la punta en soledad y continuar justificando su “chapa” de candidato, ilusión que desvela al Pueblo del Gallo, desde hace nada menos que 27 largos años.

La invitación está hecha: la cita es este viernes 17 de marzo, desde las 20.05, en un Nuevo Francisco Urbano que seguramente estallará de color y calor, para enmarcar el capítulo 21, de una historia y un equipo que sin dudas nos animan a soñar.


A “cortarse” en la punta…, sin “Pinchar”.


@elgallogustavo.



                                        Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

martes, 14 de marzo de 2017

EL GALLO MERECIO MEJOR SUERTE, PERO DEBIO CONFORMARSE CON UN PUNTO

Y un día la espera llegó a su fin.

Luego de la pretemporada “más larga del mundo”, atípica situación propia de un cuento jamás imaginado por Osvaldo Soriano, el Deportivo Morón pudo volver a disputar un partido oficial, tras 66 “eternos” días de entrenamientos y encuentros amistosos de puesta a punto, para reiniciar el torneo de la Primera “B”, que lo tiene como líder del certamen, nada menos que visitando a uno de los dos equipos capaces de derrotarlo en la primera rueda, tal el caso del Tristán Suárez de Daniel Bazán Vera, un “conocido” del Gallo por sus goles padecidos con diferentes camisetas y su pasado e identificación declarada por Almirante Brown, nuestro “vecino” interdistrital y antagonista histórico.

Con la base del plantel que llegara al receso de verano en la punta de la competencia, a excepción de la salida de Nicolás Gásperi, quien rescindiera su vínculo para incorporarse a Brown de Adrogué, en la “B” Nacional y, como contrapartida, el único arribo de Nicolás Francisco Ramírez, volante procedente de Los Andes, y que Walter Otta dirigiera en su paso por Unión de Mar del Plata, el Gallo llegaba al “20 de Octubre” con la premisa de sumar (si fuera posible de a tres), para recuperar el liderazgo en soledad, compartido momentáneamente con Defensores de Belgrano, luego del triunfo por la mínima del “Dragón”, ante Deportivo Español, con el cabezazo de Luciano Goux.

De arranque, el once de Walter Nicolás Otta volvería a evidenciar las razones que lo llevaran a erigirse clara y merecidamente, en el mejor y más regular equipo de la rueda inicial: dominio del balón, búsqueda de los espacios libres de la cancha, utilización de las bandas para el desequilibrio ofensivo, juego atildado a uno o dos toques y presión alta, para recuperar rápidamente la tenencia de la pelota, provocando el error del rival, para desde el minuto inicial tener como “norte” el arco de Nicolás Tauber, arquero “Lechero”, quien desde bien temprano comenzaría a justificar su “sueldo”.

En efecto, en una primera etapa de gran nivel individual y colectivo, con Gerardo Daniel Martínez dirigiendo la “orquesta”, en virtuosa asociación con Emmanuel Giménez por el centro, Leandro Guzmán por el sector derecho y, fundamentalmente, el debutante Nicolás Ramírez por el carril zurdo, el puntero del campeonato comenzaría a justificar con creces la diferencia inicial, que recién habría de concretarse sobre los ’19 de la primera etapa, luego de un desborde y posterior centro del habilidoso ex “Milrayitas”, para que Javier Rossi se llevara toda la marca de los defensores de Tristán Suárez, y permitiera que el “Chaco” Guzmán la empujara al gol, capturando el envío rasante de Ramírez.

No conforme con la diferencia mínima, el Deportivo Morón profundizaría su dominio sobre los locales, generando por momentos un verdadero monólogo del Gallito, con pasajes de juego asociado lúcido y de gran calidad y fluidez, aunque sin la suficiente contundencia en los metros finales del arco de Suárez.

De esta forma, y pese a jugar uno de los mejores primeros tiempos del actual torneo, sino el mejor de todos a la fecha, el dominio por momentos abrumador de pelota y territorio no podría traducirse en un dos o tres a cero, más acorde al desarrollo de la etapa, hasta que en tiempo de descuento y en la primera llegada clara del “Lechero”, un centro desde la derecha hallaría demasiado solo al “once” local, Claudio Galeano, para cerrar la primera parte con un empate en uno tan injusto, como de excesivo castigo a la falta de contundencia ofensiva de la visita.

Ya el complemento otorgaría una panorámica absolutamente disímil al del primer tiempo, con un juego más trabado y reñido en mitad del campo, a partir de un Tristán Suárez situado a jugar unos metros más arriba y un Morón que pareció no recuperarse jamás de aquél empate tan ajeno a la verdadera naturaleza del partido.

Con algunas situaciones en ambos arcos, como un remate desde afuera de Matías Pardo, que generara una gran reacción de Nicolás Tauber y, como contrapartida, un remate en el palo de Lucas Farías, el partido habría de tomar la forma de un empate ajustado a los merecimientos de ambos en la etapa, y que, en definitiva, al Deportivo Morón le permitiría mantener una luz de ventaja sobre Defensores, para conservar el liderazgo del torneo en soledad.

Con un gran primer tiempo y un complemento más parejo y deslucido, Paulo Vigliano, árbitro del encuentro, marcaría el centro del campo y con dicho gesto, el final del partido, en un balance de los ’90 donde Morón mereció mejor suerte y debió conformarse con un empate con sabor a poco.

Ahora le aguardan dos cotejos tan exigentes como trascendentes, para las aspiraciones de punta del Gallo, primero cuando reciba a Estudiantes de Buenos Aires, en el Nuevo Francisco Urbano, el viernes 13 desde las 20 y, tan sólo cuatro días más tarde, deba emprender un viaje de riesgo hasta el “León Kolbowski”, para visitar al siempre complicado y esquivo Atlanta, nada menos que en Villa Crespo, desde las 21.


Y un día volvió el fútbol, y retornó también el líder del campeonato de la Primera “B”, con una actuación más que auspiciosa, para continuar cimentando sus justificadas aspiraciones de hacer historia.


@elgallogustavo.



                                        Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.


lunes, 13 de marzo de 2017

A jugar por los puntos...

Y un lunes de marzo terminó la espera…
Luego de la “pretemporada más larga del mundo”, consistente en nada menos que 66 días casi efectivos, desde el pasado 6 de enero en adelante, fecha del regreso a los entrenamientos del plantel profesional, al término de la licencia de verano, el Deportivo Morón de Walter Nicolás Otta podrá finalmente jugar su primer partido oficial en 2017, para recuperar el liderazgo del torneo en soledad, tan sólo con un empate, tras el triunfo de la víspera de Defensores de Belgrano, en el Bajo, por la mínima y con el cabezazo de Luciano Goux.
Para ello, el Gallo deberá afrontar una visita de riesgo, para enfrentar a Tristán Suárez, este lunes desde las 17, en el “Estadio 20 de Octubre”, sin TV de “aire” y el arbitraje de Paulo Vigliano, un “Lechero” que constituyera uno de los dos equipos capaces de derrotar al Deportivo Morón, durante las diecinueve jornadas de la primera rueda, del torneo de la Primera “B”, temporada 2016/2017.
Con varias dudas, “agradable” consecuencia de contar con un plantel con recambio de calidad y jerarquía, y todos sus integrantes en un gran nivel y saludable competencia interna, el técnico deberá decidir si se inclina por Juan Ferreira o Cristian Broggi en el lateral derecho, y en la banda opuesta, optar entre Nicolás Martínez y Nicolás Minici.
Asimismo, el gran nivel de toda la línea de volantes, ocasiona que el cuerpo técnico conserve algunas incógnitas en ambos carriles, con las alternativas de Matías Pardo y Leandro Guzmán por el diestro, así como del propio “Pichín” o la única incorporación del receso “eterno”, Nicolás Francisco Ramírez, sobre el lado opuesto, un Ramírez que proviene de Los Andes, y que Otta ya lo conociera de su paso por Unión de Mar del Plata.
En definitiva, con un plantel firme y consolidado, futbolísticamente en buen nivel de competencia, luego de diez amistosos de pretemporada (la mayoría de ellos, disputados con equipos de categorías superiores, como Almagro, All Boys y Argentinos Júniors de la “B” Nacional, y hasta de Primera División, tales los casos de Independiente de Avellaneda y San Lorenzo de Almagro), y casi idéntico al que finalizara como merecido puntero de la primera rueda, a excepción de la referida llegada de Nicolás Ramírez, y la partida de Nicolás Miguel Gásperi, quien emigrara a Brown de Adrogué, para jugar en la “B” Nacional, el Gallito buscará tomarse revancha de uno de los dos conjuntos que lo superaran el semestre pasado (al otro lo verá el próximo viernes, en el Nuevo Francisco Urbano y por la fecha 21, como lo es Estudiantes de Buenos Aires), para retomar el liderazgo del campeonato en soledad y seguir cimentando la ilusión de todo el Oeste.
La espera llegó a su fin y vuelve a rodar la pelota, en lo que pudiera llegar a constituir el semestre más trascendente del Deportivo Morón, en los últimos (casi) 27 años de “sueños rotos”.
@elgallogustavo.
                                    Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

jueves, 9 de marzo de 2017

A las "Mujeres del Gallo"...

Son las que nos contagiaron e inculcaron esta pasión, o en su defecto, acompañaron este amor, aún sin saber demasiado de fútbol. 


Son las que festejaron con nosotros, a la hora del triunfo, y las que secaron nuestras  lágrimas y “bancaron” nuestra amargura y malos humores, ante alguno de los tantos “cachetazos” que el fútbol ha sabido propinarnos; aguardándonos con ese mate compañero, compresivo y cariñoso que, más que una simple infusión de yerba, resultaba un auténtico bálsamo y una amorosa caricia para nuestra atribulada alma, en especial durante los últimos 26 (ya casi 27) años de socios e hinchas.

Son las que se entristecieron in situ o desde casa, frente a la tele y con algún relato partidario de fondo, la tarde-noche aciaga de Florencio Varela, cuando nuestros sueños compartidos se hicieron trizas, en cuestión de un par de segundos, aún increíbles y dolorosos a la distancia.

Son las que sufrieron, primero por el resultado del partido y luego por la suerte e integridad física de los suyos y de sus compañeros de sentimiento, en la tarde del “viejo” Francisco Urbano y Deportivo Español, las manos de Loza, los goles anulados y los incidentes posteriores, en el comienzo del final anunciado de nuestro mítico estadio.

Son las que nos acompañaron desde el baby, para intentar hacer realidad nuestro insistente sueño de jugar en la primera del Gallo, comprándonos la “pilcha” con esfuerzo y siguiéndonos a todas la canchas con infinita paciencia, aunque más tarde la suerte, la falta de constancia o la ausencia de verdadero talento, nos hayan disuadido de una quimera tan lejana como hermosa mientras durase.

Son las que colaboraron y continúan haciéndolo en todas las áreas, participando a diario en las diversas actividades y eventos del club, con ese amor y apasionamiento únicos que les proviene de género, y que a nosotros, desde la vereda de enfrente, nos resulta al mismo tiempo, tan incomprensible como admirable.

Son las Angélica Cado de Pagano o Nelly Grosso, capaces de acompañar a los “padres fundadores” de esta pasión, por descabellados que pudiesen resultar sus sueños compartidos, a los ojos de terceros, lavando la ropa a mano de un plantel entero, partido tras partido y en cada entrenamiento, o bien ayudando codo a codo y ladrillo por ladrillo, a levantar el gimnasio cubierto, desvelo de su marido y de sus hijos propios y ajenos.

Son las que, no tan ilustres desde la significancia de sus apellidos, pero con idéntica pasión e importancia para el devenir de nuestra historia común, las podemos ver en el paraavalanchas o agitando con orgullo su bandera en la platea, de nuestro “viejo” Francisco Urbano y ahora en el Nuevo, con igual o más pasión y fidelidad que muchos de ustedes y nosotros juntos, y con bastante más bagaje futbolero que hasta algún (ex) presidente o miembro de comisión directiva, cuyo apellido reservamos pero todos conocemos.

Son las que también desde el anonimato, permitieron y permiten que sus “hombres” dediquen horas de su tiempo personal, familiar, de pareja y hasta comercial y laboral, a este loco y agridulce amor, para que puedan desarrollar sus tareas de gestión dirigencial o colaboración institucional, con la impagable tranquilidad mental y de espíritu, a sabiendas que sus hogares y diferentes frentes internos se hallan siempre bien cubiertos.

Son las que quizá ya no estén a nuestro lado, pero que continúan alentando desde el cielo, cuidándonos también, aún de grandes y a la distancia únicamente física, procurando tal vez torcer algún final apretado con necesidad de victoria, a través de sus “influencias” celestiales.

Son las que por convicción propia o acompañamiento, llegaron primero de la mano de sus padres, más tarde del brazo de sus novios y esposos, para luego llevar a sus hijos en el regazo, y años mediante, tal vez a sus nietos, para completar el ciclo vital de un género tan noble como hermoso, que embellece los estadios y perfuma sus ambientes.

Son, en definitiva, nada más y nada menos que las MUJERES DEL DEPORTIVO MORON.

UNICAS, IRREPETIBLES…, Y DEL GALLO.


@elgallogustavo

lunes, 27 de febrero de 2017

En la recta final, buen empate frente a San Lorenzo

En la mañana del sábado 25 de febrero y en lo que constituyó el décimo encuentro amistoso de preparación, dentro de esta pretemporada “extra large” y casi sin precedentes (de confirmarse la programación de AFA, y cuando el Gallo finalmente visite a Tristán Suárez en Ezeiza, el próximo lunes 6 de marzo, desde las 17, habrán de cumplirse exactamente dos meses, desde el retorno a las prácticas, tras la licencia de verano), el equipo de Walter Nicolás Otta visitó a los “alternativos” de San Lorenzo de Almagro (es decir, aquellos profesionales que no participarían del cotejo nocturno con público, en el “Nuevo Gasómetro”, frente a Gimnasia y Esgrima La Plata), en partido disputado en la cancha auxiliar de la “Ciudad Deportiva”, en dos tiempos de 40 minutos, bajo un sol implacable y un calor intenso e impiadoso.

El once inicial del “Ciclón” sería con: Devecchi; Mieres, Zalazar, Rojas, Senesi; Conechny, De Ciancio, Acevedo; Barrios, Berterame, Camacho (ST, Moyano).

Por el lado del Gallo, los iniciales fueron: Nicolás Angelotti; Maximiliano Jerez, Cristian Broggi, Valentín Perales, Nicolás Minici; Leandro Guzmán, Damián Toledo, Rodrigo Basualdo; Rodrigo Díaz; Matías Pardo, Damián Akerman.

Luego ingresarían: Kevin López Arroyo por Leandro Guzmán; Javier Pérez en lugar de Rodrigo Díaz; Agustín Onofrio en sustitución de Rodrigo Basualdo y Franco Racca en reemplazo de Matías Pardo.

En un partido parejo y entretenido, el local habría de sorprender al Deportivo Morón, poniéndose rápidamente en ventaja, en su primera aproximación de riesgo al arco defendido por Angellotti, cuando Tomás Conechny (con pasado reciente en selecciones nacionales juveniles), iniciara una buena jugada individual y la finalizara él mismo, con un potente y preciso remate desde afuera, imposible de predecir y menos controlar para el arquero del Gallito, a los 2 minutos de iniciado el encuentro.

Tras el uno a cero del “Cuervo”, a Morón le costaría algunos minutos reponerse de la impensada desventaja inicial, hasta que de la mano del muy buen primer tiempo de Rodrigo Díaz, asociándose permanentemente con Leandro Guzmán por derecha y Matías Pardo por izquierda, el conjunto de Otta pasaría a dominar el balón y controlar el desarrollo del juego, tal como le gusta y nos tiene acostumbrados del torneo de la Primera “B”, mereciendo largamente el empate, mucho antes de conseguirlo, recién sobre los ’30 de la primera etapa, a través de Cristian Broggi, quien capitalizaría la habilitación de cabeza de Valentín Perales en el área, tras un tiro libre desde la derecha, que “Chuky” mandarían al fondo de la red, anticipándose a Devecchi.

Luego del justificado empate visitante y hasta el final de la etapa, el Gallo contaría con un par de chances más para desnivelar, a través de sendos remates desde afuera del “Rengo” Díaz y del “Chaco” Guzmán, en este último caso, generando una gran reacción del golero “Azulgrana”.

En el complemento, la salida de Leandro Guzmán y el agotamiento paulatino de Rodrigo Díaz, posibilitarían que el local se hiciera cargo del control del partido, dominando terreno y balón, aunque sin poner en riesgo significativo al arco del Deportivo Morón, a excepción de un par de chances manifiestas de gol, bien resueltas por Nicolás Angellotti, que siempre respondería con acierto cuando le tocara intervenir.


Con el pitazo final del árbitro, los “alternativos” de San Lorenzo y el Deportivo Morón redondearían un justo empate en uno, donde habrían de repartirse méritos en partes iguales, con un tiempo para cada uno, aunque por lo mucho y bueno realizado en la primera etapa, mientras hubo  “oxígeno”, los de Walter Otta hubiesen merecido un poco de mejor suerte, en el balance final de un buen encuentro, bien jugado y de saldo más que positivo para el Gallo, a una semana del reinicio del torneo de la Primera “B”, que lo encuentra como único líder del mismo con 34 unidades.


@elgallogustavo.



                                      Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

sábado, 11 de febrero de 2017

"Traigan vino, que 'copas' sobran"... tercer título del verano.

El Deportivo Morón sigue acumulando buenas sensaciones de cara al inicio de la segunda parte del campeonato de la Primera B. El jueves por la noche, en el Nuevo Francisco Urbano, el equipo de Walter Otta venció por penales (4-2) a All Boys tras empatar 1-1 en los 90 minutos y se quedó con un nuevo amistoso de pretemporada. 

Para su sexto partido preparatorio de 2017, y acompañado por más de 3.000 hinchas que se acercaron al estadio, Morón salió al campo de juego con Milton Álvarez, Juan Ferreira, Nicolás Gásperi, Emiliano Mayola, Nicolás Martínez, Leandro Guzmán, Emmanuel Giménez, Cristian Lillo, Matías Pardo, Gerardo Martínez y Javier Rossi.

El conjunto de Otta, como ante Tigre o Juventud de Las Piedras de Uruguay, volvió a olvidar que su rival de turno pertenecía a una categoría superior. En ese sentido, intentó imponer condiciones desde el inicio, mostrando algunas de las credenciales que lo llevaron a terminar el año anterior en lo más alto de la tabla de posiciones. 

Morón llevó peligro al arco del 'Albo' en dos ocasiones antes de abrir el marcador: primero, a través de un tiro libre ejecutado por Gerardo Martínez; más tarde, con un centro de Nico Martínez que Lillo remató y que el arquero Losada mandó al córner. De ese saque de esquina llegó el 1-0 parcial: el envío de Giménez fue al primer palo y Rossi, el más 'Bicho' de todos, lo capitalizó de cabeza sobre los 29 minutos de la etapa inicial. El Gallo se fue al descanso ganando y dejando una mejor imagen que su rival. 

Los buenos pasajes de fútbol se repitieron en el complemento, más allá de alguna situación de gol generada por All Boys. El líder de la "B" Metro sostuvo su apuesta incluso después de las primeras variantes: los ingresos de Nicolás Ramírez, Damián Akerman y Nicolás Minici no resintieron al equipo. De hecho, la velocidad y el talento de Ramírez fueron de lo más peligroso en la noche del Nuevo Francisco Urbano. 

A cuatro minutos del final del encuentro, el cuadro de Floresta encontró el empate con un remate espectacular de Guido Dal Casón. Sin embargo, la sonrisa le duró poco al conjunto visitante: lo que tardó en desarrollarse la tanda de los penales. 

Allí, desde los doce pasos, 'El Gallo' tuvo más puntería: Giménez, Akerman, Ramírez y Gásperi convirtieron para Morón (Losada detuvo el lanzamiento de Lillo), en tanto que Dal Casón y Juan Manuel Vázquez lo hicieron para All Boys (Milton Álvarez atajó el remate de Angel Vildozo y Canuhé desvió su disparo). Con el torneo oficial sin fecha de reanudación, ganar amistosos sigue siendo un buen pasatiempo.


Por: Nicolás De Marco, para @depmoronoficial.



                                                    Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

lunes, 6 de febrero de 2017

Los socios aprobaron nuevos valores de cuota en Asamblea

El pasado domingo 5 del corriente, en dependencias de la segunda etapa de obra del Nuevo Francisco Urbano, próxima a inaugurarse formalmente, se llevó a cabo la Asamblea General Extraordinaria de Socios del Club Deportivo Morón, convocada y publicada mediante edicto judicial y en los medios de comunicación institucionales (web y redes sociales oficiales), desde el último 19 de enero, a efectos de considerar como único tema de orden del día, la actualización de la cuota societaria, cuya última reformulación databa del 13 de marzo de 2016.

Apenas pasadas las 11 del último domingo, en segundo llamado y ante la presencia de 107 socios activos, el presidente del club, Alberto Rubén Meyer, daría comienzo formal a la Asamblea, reseñando los mayores costos operativos que conlleva el mantenimiento efectivo de las instalaciones, que sumados a las sueldos y obligaciones por pagar, en un contexto inflacionario como el actual, determinan y dan origen a la imperiosa necesidad de la adecuación de la cuota social, con el fin de aumentar el ingreso mensual en dicho concepto.

Así las cosas, al cabo de poco más de dos horas de un debate de ideas y propuestas constructivo, donde los socios presentes habrían de manifestarse con absoluta libertad, luego de conocer la propuesta de aumento de base, sugerida por la Comisión Directiva, se someterían a votación las distintas mociones realizadas a lo largo del plenario, arrojando por soberana voluntad y decisión de la Asamblea General de Socios, el nuevo esquema de valores por cuota social:


 Sector Popular, “Dr. Virgilio Machado Ramos”: $ 200
 Sector Platea General, “Lorenzo Capelli”: $ 220
 Sector Platea Oficial, “Filiberto Ferrante”: $ 300
 Categoría “Damas” (incluye acceso a cualquier sector del estadio): $ 200

Por su parte, la categoría “Menor”, a partir del próximo 1° de marzo del corriente, fecha de entrada en vigencia de los nuevos valores de cuota societaria, quedará subdividida en tres categorías. A saber:

Pre-infantil  (de 0 a 2 años): sin cargo
Pre-Infantil  (de 3 a 5 años): $ 50
Infantil (de 6 a 10 años): $ 100
Cadete (de 11 a 16 años): $ 120

Asimismo, se incorporaron dos nuevas categorías, mociones de dos socios presentes en la Asamblea Extraordinaria, ambas de carácter voluntario, y con el único objeto de colaborar con la economía del club. Ellas son:

Socio “Vip”, que abonará el doble del valor correspondiente al sector de Platea Oficial, “Filiberto Ferrante”, es decir, $ 600, y “Vitalicio Activo”, destinada a todos aquellos asociados que revistan la categoría de Vitalicios y que, en condición de tales y no teniendo obligación de abonar cuota alguna, deseen también colaborar con el equivalente al valor del sector Popular, “Dr. Virgilio Machado Ramos”, esto es, $ 200 (con lo cual, podrán asistir acompañados de un invitado, no socio de la institución).

Finalmente, y con la intención de suavizar el impacto de la presente actualización de cuota societaria, en los bolsillos de las familias socias del Deportivo Morón, por iniciativa de la Comisión Directiva, los señores socios presentes en la Asamblea y por unanimidad, aprobaron los siguientes planes destinados a grupos familiares:


  Matrimonio con 1 (un) hijo (hasta 18 años): 25 % de descuento
  Matrimonio con 2 (dos) hijos (hasta 18 años): 30 % de descuento
  Matrimonio desde 3 (tres) hijos en adelante  (hasta 18 años):  35 % de descuento

Sin más temas por tratar, siendo las 13 horas, se daría por finalizada la Asamblea General Extraordinaria de Socios del Club Deportivo Morón, desarrollada el pasado domingo 5 de febrero del corriente, en dependencias de las nuevas instalaciones correspondientes a la segunda etapa de obra de construcción del Estadio Nuevo Francisco Urbano. 


@elgallogustavo.



                                     Infografía: gentileza, Prensa Deportivo Morón.

lunes, 30 de enero de 2017

UNA ILUSION SOLIDA COMO "LAS PIEDRAS"

El Deportivo Morón alimenta su ilusión, sólida como las rocas, tras una nueva victoria de pretemporada, esta vez ante Juventud de Las Piedras, de la República Oriental del Uruguay. El conjunto de Walter Otta se impuso este domingo 3-1 en el Nuevo Francisco Urbano con goles de Matías Pardo, Emmanuel Giménez (penal) y Nicolás Ramírez. 

Suelen decir los entrenadores que, en esta clase de partidos, el resultado no importa tanto como el nivel de juego. A poco menos de dos semanas del inicio de la segunda rueda del campeonato de la Primera "B" Metropolitana, Otta puede estar satisfecho: su equipo volvió al triunfo y parece funcionar cada vez mejor. 
Los once futbolistas que eligió el técnico cordobés para enfrentar a Juventud de Las Piedras, que milita en la Primera División del hermano país, fueron los siguientes: Milton Alvarez, Cristian Broggi, Nicolás Gásperi, Emiliano Mayola, Nicolás Martínez; Cristian Lillo, Emmanuel Giménez, Matías Pardo, Gerardo Martínez; Nicolás Ramírez y Javier Rossi. 

En su quinto partido de pretemporada (antes enfrentó a Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay, Sacachispas, Almagro y Tigre), Morón fue superior desde el comienzo frente a un rival de categoría y, al igual que contra 'El Matador', jugó sin ningún complejo de inferioridad. 

No habían pasado más de cinco minutos cuando 'El Gallo' cantó por primera vez en la poblada tarde del Nuevo Urbano. Un buen pase largo de Martínez para Rossi terminó en una exquisita definición del 'Bicho', cuyo toque por encima del arquero visitante fue rematado por Pardo. Las casi 2.000 personas que se acercaron al estadio gritaron el 1-0, pero la jugada iba a ser invalidada por un presunto fuera de juego de 'Pichín'. La joven promesa "rojiblanca" iba a tener revancha.

Morón generaba peligro cada vez que aparecía por la izquierda Nico Ramírez, flamante refuerzo del puntero de la 'B'. El exjugador de Los Andres desequilibró en más de una ocasión y se supo asociar con Martínez o Rossi para inquietar a la defensa uruguaya. La gente respondió con aplausos en muchas de sus intervenciones, pese a que no todas fueron bien ejecutadas.

Gerardo intentaba sorprender al '1' visitante con un remate desde 40 metros antes de que Rossi desviara un remate ejecutado desde la medialuna del área. Precisamente ellos dos iban a ser protagonistas del 1-0 en la última jugada del primer tiempo: un pelotazo del '10' encontró al 'Bicho', que centró a media altura para que Pardo, de primera, volviera a gritar un gol. Esta vez no habría offside que evitara la ventaja parcial para el equipo local.

Para el segundo tiempo, Otta dispuso el ingreso de Juan Ferreira, Damián Toledo y Leandro Guzmán, quienes reemplazaron a Broggi, Lillo y Pardo, respectivamente. Los nombres cambiaron, pero no las ganas de Morón por llevarse la Copa Río de la Plata. 

De hecho, Morón tampoco acusó el golpe que pudo haber significado el 1-1 parcial, obra de Jordan Mosquera tras un córner sobre los 18 minutos del complemento. Para ese entonces, Damián Akerman ya había reemplazado a Gerardo Martínez y Nicolás Angelotti, a Milton Álvarez. 

Dos minutos después de sufrir el empate, 'El Gallo' fue a buscar nuevamente la ventaja: Ferreira y Guzmán pelearon una pelota que parecía perdida para que el ex mediocampista de Atlanta forzara el penal del 2-1, que llevaría la 'firma' de Giménez.
Enseguida, una de las mejores jugadas colectivas de Morón terminaría en el 3-1 definitivo: una veloz combinación entre Ferreira, Giménez y Guzmán derivó en un remate defectuoso de Akerman dentro del área, pero Ramírez apareció por el segundo palo para tomar el rebote del arquero y rematar el partido. Faltando 15 minutos para el cierre del encuentro, Valentín Perales ingresó por Mayola y, a diez del final, Mauricio Del Castillo reemplazó a Ramírez.

De esta manera, 'El Gallo' sigue transmitiendo buenas sensaciones durante su preparación de cara al tramo final de la temporada 2016-17, que lo encuentra en la primera posición del campeonato de Primera "B", tres puntos por encima de Defensores de Belgrano, el segundo clasificado. La ilusión, más que seguir intacta, crece. 

Por: Nicolás De Marco, para @depmoronoficial



                                   Foto: gentileza, Prensa Deportivo Morón.